Páginas vistas en total

jueves

EL TABACO Y LOS NIÑOS

Está en boca de todos, el cigarro gracias a dios ya no, quiero decir la ley anti tabaco. Las redes sociales son un hervidero. A favor, en contra, los que la califican de injusta y extrema, los que la llevaban tiempo pidiendo a gritos... hay comentarios para todos los gustos. Basta con soltar la palabra tabaco y tienes conversación para rato. Da igual que lo hables con el del kiosco de casa, el frutero, el conductor del autobús, un cuñado... el tema está al rojo vivo.

Yo llevo sin fumar casi 8 meses, he fumado desde jovencita, lo he dejado varias veces, en los embarazos y tiempo de lactancia y en un par de ocasiones más, pero siempre volvía a tontear y me volvía a enganchar. Si si, a enganchar porque de lo que no hay ninguna duda es que es un droga y engancha y no solo eso..te ciega.

Cuando uno es fumador, aunque sabes que es perjudicial y eres conocedor de todo lo negativo que conlleva no lo ves. El que nunca ha fumado no lo puede entender, pero pasa. No pretendo justificar ni defender a los fumadores, pero si es cierto que cuando uno por ejemplo no tiene hijos, no es consciente de la importancia de no tirar una colilla en un parque infantil. No visualiza a los niños cogiendo esa colilla y llevándosela a la boca. Cuando uno fuma, se auntoengaña justificando que el fumar delante de los niños no es tan grave, al fin y al cabo también se tragan el humo de los coches. Es triste, pero es verdad, yo lo he vivido, te inventas mil y una excusa para defender tu vicio, tu enganche....Cualquier argumento es bueno para defender lo indefendible, cuántas veces hemos oído a embarazadas decir aquello de, es mejor que fume que tenga ansiedad y se lo pase al feto... si nos visualizarámos con el bebé en brazos fumando en su cara, se nos quitaba la ansiedad de un plumazo.



Cuando somos padres, somos el espejo donde se miran nuestros hijos y nuestro ejemplo es la base fundamental de su educación. No eres consciente hasta que te empiezan a imitar en todo, frases, forma de decir las cosas, gestos...  Tan importante en mi caso, que decidí no volver a ser fumadora el día que mi hija de 3 años, el pasado verano al verme fumando me preguntó: Y eso qué es mamá? Qué haces? Mi marido que lo había dejado por mi, cinco años antes para que me fuera más fácil, cuando decidimos buscar un bebé, clavó sus ojos en mi y me dijo; hala, contesta, dile que es bueno, que de mayor lo haga.... venga dale una buena explicación de porqué lo haces. Me quedé bloqueada y ese mismo día decidí que mis hijos nunca más me volverían a ver con un cigarro en la mano, y así ha sido. He dado alguna calada un par de noches, mono, ansiedad, da igual la etiqueta que le pongamos, nunca más, se que no volveré a ser fumadora, cada día lo tengo más claro.


Entiendo que los fumadores se sientan ahora perseguidos, hemos pasado de que fumar no sólo estaba de moda sino que estaba bien visto, a estigmatizarlos. Eso si, creo que esta nueva ley, mas restrictiva que la anterior, hace mucho bien por ambas partes, por los que no tienen porqué tragarse los malos humos de quienes fuman y para que los que fuman, se planteen dejar el hábito. Podemos convivir pero respetándonos unos a otros, y ya no hablo de respetar la ley, que hay que respetarla nos guste o no, hablo de sentido común y de civismo.Aunque no lo diga un decreto, cualquier fumador debería abstenerse de fumar delante de un menor, ya no solo en los parques infantiles y en las puertas de los colegios, sino también donde no está prohibido, en los coches y en las casas. Somos su ejemplo y es por su bien, evitemos que ellos sean fumadores pasivos, si no lo hacemos por nosotros mismos, como en mi caso, lo tenemos que hacer por ellos.



Datos:

- El 90% de los adultos fumadores empezaron a fumar siendo niños. Cada día, más de 4.400 niños se convierten en fumadores habituales.

- En Estados Unidos, más del 50% de los niños tienen rastro de humo de tabaco en sangre

- Un informe elaborado por el Colegio de Médicos de Reino Unido en 2010 pedía leyes que protegieran a los niños en todos los espacios cerrados incluyendo el hogar o el automóvil. Según sus cálculos, en Reino Unido se producen anualmente 20.000 infecciones respiratorias, 22.000 nuevos casos de asma, otros 200 de meningitis bacteriana y 40 del síndrome de la muerte súbita infantil.

11 comentarios:

  1. Madre mía que razón en tantas cosas.

    Yo lo que jamás he logrado entender es como la gente puede fumar dentro de un coche con niños, es que me parece super fuerte.

    Y una cosa que me comentaba una amiga hace unas semanas y que viene muy a cuento: trabaja en una guardería y era fumadora hasta hace unos meses, pues dice que es increíble ahora que ya no vive con el olor del humo de su tabaco pegado a ella permanentemente como se ha dado cuenta de que muchos de los niños que le llevan a su clase día tras día llegan con una peste tremenda a tabaco por haber fumado sus padres mientras los llevaban a clase, claro que el olor como dice es lo de menos que les puede llegar.

    Un beso, Marta.

    ResponderEliminar
  2. Hace unos años hubo una campaña de publicidad inglesa en las que mostraban productos de supermercado con los avisos que llevan las cajetillas de tabaco. Por ejemplo un paquete de pan Bimbo, con un warning que decía, consumir este producto puede producir cáncer...

    Y te llevaba a la reflexíon de si consumirías algo así. Evidentemente nadie compraría ese pan Bimbo.

    Y no voy a comentar nada acerca de no fumar en lugares públicos o cerca de niños, me parece algo de tanto sentido común que me produce tristeza que algunos fumadores sigan sin quererlo ver. Yo he viajado en avión cuando se podía fumar y hoy resulta tan ridículo esa posibilidad.

    Muy buen post ;)

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado Marta.

    Yo dejé de fumar hace 6 años y medio, y ahora mismo me visualizo con un cigarro en ciertas situaciones y me veo ridícula, pero sé que cuando eres fumador es muy complicado verlo.

    Pero yo ahora me pregunto si a aquel que fuma en un parque infantil y no tiene sentido común para no hacerlo, le será suficiente con una ley que lo prohiba...

    Gracias Marta.

    Olga Andérez

    ResponderEliminar
  4. Gracias por los comentarios ;)

    La verdad es que ahora nos parece lo más normal que no se fume en los aviones y cuando nuestros hijos sean mayores, les parecerá increíble que alguna vez se pudiera fumar en un sitio cerrado

    Maria José y Olga, que habéis fumado, nosotras sabemos mejor que nadie que hasta que no lo dejas no te das cuenta de muchas cosas, es triste pero es una realidad, ojalá que cada vez haya menos fumadores, por ellos y por nosotros.

    ResponderEliminar
  5. Marta, creo que hasta ahora este ha sido uno de tus mejores post, estoy totalmente de acuerdo con él y me ha encantado la forma en que abordas la problemática. Ojalá pudiera leer artículos tuyos en una revista con frecuencia, sería una gozada. Felicidades.

    ResponderEliminar
  6. Ojalá Inés eso ocurra pronto, gracias por tus palabras ;)

    ResponderEliminar
  7. ¡Genial! y no sólo eso Marti. Sinceramente a mí una de las cosas que más me molesta es que hablen de libertad, ¿qué libertad? Por favor, que no tengan que estar en una planta de neumología un tiempo y ver en qué se pueden convertir ellos y los de su entorno. Ellos eligen fumar, yo no tragarme su humo y a mí también me gusta ir de bares y al parque con mi peque. Yo no he sido fumadora, no puedo empatizar con el mono que sienten y estoy segura de que harán verdaderos esfuerzos por no fumar, pero vivo con ellos y sé el daño que nos hace el tabaco. No quiero hablar de los niños porque me parece, como a Carlos, de sentido común. Pero hay dos puntos que también me tocan la fibra:
    a) fumadores que aquí no paran de quejarse, viajan a otros países como EEUU y les hace gracia no poderse encender ni un cigarrillo porque está fatal visto.
    b) los que para atacar la ley siempre sueltan un "pero si son ellos los que me incitan y los que ganan dinero". Queridos, dinero con el tabaco no gana nadie, sólo hay que ver la pasta que cuesta a la Seguridad Social.

    Y dicho esto, felicidades Marta. Una entrada estupenda!!!

    ResponderEliminar
  8. Gracias Rebeca, totalmente de acuerdo. En los conciertos en España dudo que se vaya a cumplir, en el Palacio de Deportes de Madrid lleva tiempo estando prohibido y no se respeta. Cuántos fumadores de esos que no lo respetan, se atreverían a encenderse un cigarro en el Madison Square Garden de Nueva York? Triste es pero es así.

    ResponderEliminar
  9. Yo también aplaudo tu post, Marta! muy buena exposición del tema! que por cierto, se las trae, porque es un asunto muy complejo, pero la problemática no debería estar exenta de sentido común, aunque como ex-fumadora también comprendo lo difícil que es ver más allá de tu necesidad de nicotina... No obstante, no olvidemos que los derechos del individuo terminan donde empiezan los de los demás... así que el derecho a fumar de fulanito termina donde empieza el derecho a no ser fumador pasivo de menganito... en definitiva, que cada uno haga lo que le venga en gana pero sin perjudicar al resto, con lo cual, fumadores del mundo, sed conscientes de lo mucho que perjudica el humo que desprende vuestro cigarrillo y puesto que le tenéis tanta estima aseguraros de que sólo vosotros os lo tragáis, todo todito...

    P.D: la foto de la madre "ahumando" a su hijo me revuelve el estómago :-(

    Por cierto, soy Montse :-)

    Besazos guapa!

    ResponderEliminar